CL ESTÉTICA MASCULINA

7 maneras de pifiarla en cuidado masculino, y qué hacer para que no te pillen

7 maneras de pifiarla en cuidado masculino, y qué hacer para que no te pillen

7 maneras de pifiarla en cuidado masculino, y qué hacer para que no te pillen

7 maneras de pifiarla en cuidado masculino, y qué hacer para que no te pillen

El cuidado masculino es un tema que choca con su ego y personalidad machista, ya que desde épocas remotas se concebía el pensamiento erróneo de que andar pendiente de su aspecto físico o cuidado personal, era perder masculinidad o como lo que hoy se conoce como metrosexual, sin embargo es un simple mito.

Debido a que se trata más bien de una dedicación para ser mucho más higiénico, lo que sin duda causará mejor imagen a la de un hombre desaliñado, lo cual se puede identificar por ciertas señales que demuestran a gritos que tan meticuloso es en este aspecto.

 

Las 7 pifias en cuidado masculino

Primero:

Unos de los primeros signos notorios para darse cuenta de la pifia del cuidado masculino, se suele observar en las manos, más específicamente en las uñas, esto se detalla en uñas mordidas, o por la presencia de pellejos en el borde de las mismas, además de poseer cutículas largas, por lo que son señales claras de un gran descuido.

La mejor manera de reducir esto es sencillamente con un servicio de manicure, sobre todo si tu ejercicio laboral implica un desgaste de este aspecto, sin perder hombría alguna, ya que se trata de la higiene y salud incluso de tus manos, hasta se puede reducir por ti mismo, utilizando una crema hidratante para manos.

El segundo:

signo de pifia dentro del cuidado masculino es el tema de los vellos en la nariz, ya que muchas veces no son afeitados y estos empiezan a sobresalir, por lo que la mirada de cualquiera se desvía hacia ello, esto se puede solucionar con una afeitadora especial para ello o una pinza si resistes a este dolor o con tijeras pequeñas.

Tercera:

Por otro lado la tercera pifia altamente notable es el vello del pecho, ya que son un reflejo evidente de un gran descuido, aunque es un poco desagradable para muchos la depilación, se puede sencillamente rebajarlos y tendrán un cambio en cuanto a la abundancia, lo importante es disminuir esa apariencia velluda como una especie de Tarzan.

Cuarta:

Sin embargo los vellos también contienen la cuarta señal de poco cuidado masculino, no por su abundancia, sino por la falta de paridad o cuando se realiza un afeitado a medias, porque lo correcto o lo que luce mejor estéticamente es el afeitado desde la manzana de Adán hacia abajo, lo ideal mantenerlos emparejados, o ir constantemente a la barbería.

Quinta:

En este mismo orden para salir de la zona de vellos o afeitado la quinta señal va dirigida hacia los olores, ya que se dice mucho de ti y tu higiene, de por sí como los hombres poseen un sudor mucho más fuerte, por lo que se debe tomar precaución del desodorante adecuado, un perfume que no sea escandaloso o excesivo, sino todo equilibrado.

Sexta:

No se puede dejar a un lado la sexta señal o signo, el cual se encuentra referido hacia los pies, sobre todo si se trata de un atleta, se debe cuidar la aparición de hongos, ya que también afecta a su salud directamente, además de causar una mala impresión al momento de despojarse de los zapatos, por lo cual es necesario usar talcos o productos para ello.

Septima:

Por otro lado la séptima aparición física es el desgate de la piel excesivo sobre todo cuando se trabaja en obras de construcción, por lo cual no se pierde nada de hombría al colocarse un poco de crema humectante de tu pareja o propia para hombres, antes de irse a dormir, lo que sin duda favorecerá en grandes proporciones al cuidado masculino.

Estas siete señales son evidentes a los sentidos humanos, por lo que las demás personas lo pueden percibir con gran facilidad y realizar cuestionamientos sobre la higiene que se posee, pero más que la opinión de las demás personas se trata de un tema de salud personal, de estar bien contigo mismo, lo cual se refleja en amplias proporciones al exterior.

Además que son pequeñas cosas que se pueden corregir sin invertir mucho dinero, la mejor forma de corregirlo es empezar a crear pequeños hábitos, desde la rebaja y depilación de los vellos, hasta usar cosméticos para hombres en cuanto al cuidado de la piel, del olor, de estos pequeños aspectos, se producen grandes cambios.